Vapear es menos nocivo que fumar y ayuda a dejar el cigarrillo: estas instituciones lo respaldan

  • Organismos internacionales de Inglaterra, Escocia, Francia o Canadá apuestan por este método frente al tabaco.

Actualmente en Chile, la Comisión de Salud está discutiendo el proyecto de ley que regula la venta y uso de cigarrillos electrónicos en el país. La propuesta en discusión busca que los cigarrillos electrónicos  se regulen como productos de tabaco, con sus mismas restricciones.

 

Sin embargo, en otros lugares del mundo, como Francia, Reino Unido, Canadá y Nueva Zelanda, los gobiernos llevan adelante importantes campañas de salud a favor del consumo de los cigarrillos electrónicos para combatir el tabaquismo.

En Francia, recientemente el Servicio de Salud Pública incluyó al cigarrillo electrónico en su estrategia para el mes sin tabaco 2020. Como se especifica en su página web: la apuesta por el cigarrillo electrónico que realizan las entidades públicas en el país viene avalada por múltiples investigaciones científicas. “El cigarrillo electrónico se considera menos perjudicial que el tabaco debido a la ausencia de productos de combustión y monóxido de carbono que provocan o favorecen la aparición del cáncer. Es por ello que, cuando vapeas, el riesgo de desarrollar enfermedades graves disminuye”.

 

El Public Health England y el Royal College of Physicians del Reino Unido, sostienen que vapear es un 95% menos dañino que el  cigarrillo y que son más efectivos para dejar de fumar que otros métodos. Los datos de su programa para dejar de fumar mostraron que entre el 65% y el 68% de las personas que usaron cigarrillos electrónicos y terapias de reemplazo de nicotina lograron dejar de fumar.

 

Otros organismos internacionales que se han pronunciado a favor del vapeo como método para dejar de fumar son:

 

World Health Organization (2020): “Hay evidencia concluyente de que la sustitución completa de los dispositivos de liberación con nicotina y sin nicotina por cigarrillos de tabaco combustibles reducen la exposición de los usuarios a numerosos tóxicos y cancerígenos presentes en los cigarrillos de tabaco combustibles”.

 

Ministerio de Salud de Nueva Zelanda (2020): “El ministerio de Salud considera que los productos de vapeo podrían alterar las desigualdades y contribuir al objetivo de dejar de fumar en 2025. La evidencia sobre los productos de vapeo conlleva un riesgo mucho menor que fumar cigarrillos, pero no están libres de riesgo. Cada vez hay más pruebas de que el vapeo puede ayudar a las personas a dejar de fumar. No hay evidencia internacional de que los productos de vapeo estén socavando la disminución a largo plazo del consumo de cigarrillos entre adultos y jóvenes y, de hecho, puedan estar contribuyendo a ello”.

 

Cancer Society of New Zealand (2019): “Los cigarrillos electrónicos y los productos de tabaco sin humo son menos dañinos que los productos de tabaco”.

 

German Federal Institute for Risk Assessment (2019): “Según el conocimiento actual, los cigarrillos electrónicos son menos perjudiciales que los productos de tabaco convencional cuando se utilizan según lo previsto”.

 

French National Academy of Medicin (2019): “Es conocido que los cigarrillos electrónicos son menos dañinos que los cigarrillos convencionales (…) Es por tanto preferible que un fumador use cigarrillos electrónicos. Desde 2016, la Autoridad Nacional Francesa para la Salud (HAS) los considera como una ayuda para frenar o reducir el consumo de tabaco por parte de los fumadores. Santé Publique France indica que al menos 700.000 fumadores han dejado de fumar con cigarrillos electrónicos (…) Los fumadores que estén a punto de cambiar a los cigarrillos electrónicos no deberían dudar”.

 

French National Academy of Pharmacy (2019): “La posición ‘anti-cigarrillo electrónico’ de la Organización Mundial de la Salud es incomprensible. El tabaco es responsable de 73.000 muertes en Francia. El cigarrillo electrónico ayuda a las personas a dejar de fumar. Evidentemente, sus componentes son menos nocivos que el tabaco”.

 

Cochrane Tobaco Addiction Group (Cochrane TAG) (2020): “No se han detectado efectos secundarios adversos asociados con el uso de cigarrillos electrónicos (hasta los dos años)”.

Gobierno de Canadá (2020): “Vapear es menos dañino que fumar. Reemplazar completamente los cigarrillos por el vapeo reducirá la exposición a químicos dañinos. Hay mejoras a corto plazo en la salud general si se cambia completamente de fumar cigarrillos a vapear”.

 

National Health Service Scotland (2017): “Fumar mata. Ayudar a las personas a dejar de fumar por completo es nuestra prioridad. Actualmente existe consenso en la evidencia de que usar cigarrillos electrónicos definitivamente es menos dañino que fumar tabaco”.

 

Fuente: Factor C