Ministro Eyzaguirre presentó indicaciones al proyecto de Inclusión en el Senado

Este viernes 2 de enero el ministro de Educación, Nicolás Eyzaguirre, presentó en el Congreso las indicaciones al proyecto de Inclusión que actualmente está siendo tramitado en el Senado.

 

Previo a su elaboración, Eyzaguirre sostuvo reiteradas reuniones con los senadores representantes de todos los partidos de la Nueva Mayoría que tienen representación en la Cámara Alta. “Hemos trazado un camino común con bastantes coincidencias, lo que nos tiene muy esperanzados respecto del trámite del proyecto”, señaló el ministro y agregó que continuará las conversaciones con el resto de los senadores y con la cámara de Diputados, para entregarles información detallada al respecto.

 

En referencia a las indicaciones presentadas, el ministro señaló que “hemos procurado tener un balance entre no someter a los sostenedores a una presión excesiva en su tránsito hacia sociedades sin fines de lucro, con la debida firmeza para que terminada esta transición todo el sistema financiado por las chilenas y chilenos sea efectivamente un inclusivo, lo que supone terminar con todas aquellas prácticas que segregan, como es el copago, la selección y el lucro”.

 

Respecto a la propiedad de los inmuebles, el secretario de Estado explicó que de acuerdo a estas indicaciones, “los colegios relativamente grandes tendrán un plazo de tres años para ajustar su figura jurídica a fundación sin fines de lucro, si es que fueran propietarios del inmueble, y el en el caso de los colegios más pequeños -que obviamente tienen mayores dificultades para hacer esas transiciones- damos un plazo de 6 años”.

 

En cuanto a las sanciones al lucro, el ministro explicó que, una vez que el proyecto entre en régimen, si se usan los fondos para fines distintos de los que están explicitados en la ley, “esos recursos deben ser retornados al establecimiento” y si eso no ocurre, se configurará -de acuerdo a la legislación actual- una figura de apropiación indebida de fondos.

 

Asimismo, explicó que si bien uno de los principios del sistema será la no selección, “se establecerán algunas circunstancias excepcionalísimas” para apoyar ciertos proyectos educativos específicos, como alguno que requiera el desarrollo de habilidades artísticas tempranas de los niños. En esos establecimientos, sólo el 30% de la matrícula podrá ser seleccionada sobre la base de algún examen de aptitudes.

 

Por último, explicó que, dependiendo de las regiones donde se ubican, los liceos emblemáticos tendrán un periodo de entre 5 y más años para ir “poco a poco” dejando de seleccionar, “lo que no obsta que algunos de estos colegios pudiese apelar a esta circunstancia excepcional por tener un proyecto educativo que por su exigencia académica pueda hacer algún tipo de selección para una cuota limitada de los cupos de admisión”.

 

Fuente: Comunicaciones Ministerio de Educación.