Menciona influencia de Mon Laferte y fans del K-Pop en el estallido social Expertos critican envío del Gobierno al Ministerio Público de informe Big Data

Un abogado penalista y dos académicos de la Usach que han trabajado en investigaciones utilizando macrodatos cuestionan que se entreguen antecedentes sin la intención de que constituyan prueba, como afirmó el ministro Blumel. Los especialistas advierten que estos datos establecen correlaciones inexactas.

 

El ministro del Interior, Gonzalo Blumel, sostuvo que un informe Big Data fue compartido al Ministerio Público para entregar “elementos de contexto que pudiesen facilitar las investigaciones penales, pero no constituyen pruebas”. El reporte analiza tendencias y comportamientos en las redes sociales con respecto a hechos suscitados en el marco del estallido social. En ese sentido, apunta a aficionados al K-Pop y a Mon Laferte, entre otros actores.

 

El abogado experto en derecho penal y académico de la Universidad de Santiago, Jorge Boldt, reconoce que los intervinientes en un juicio por lo general aportan antecedentes que no necesariamente son pruebas. Sin embargo, considera ilógico que dichos antecedentes se acompañen sin la intención de que sirvan para constituirse en dichas pruebas. 

 

“Lo que dice Blumel es que presentan un antecedente que ni ellos le tenían mucha fe, pero prefirieron entregarlo”, afirma. “Lo que le interesa al juez son antecedentes que le permitan comprobar un hecho completo constitutivo de delito y quién tuvo participación en ese hecho, y este informe pareciera no satisfacer ninguna de esas dos preguntas: si existió el hecho y quién lo cometió”, explica.

 

De acuerdo al Máster en Derecho Penal, este reporte no resulta útil porque lo que se investiga son hechos concretos y específicos de vandalismo e incendio, mientras que el informe solo arroja tendencias. “En un rango muy amplio, define qué tipo de personas estarían involucradas generalmente en ciertos tipos de hechos, lo que resulta demasiado genérico como para ser ocupado en un proceso penal”, enfatiza.

 

A juicio del sociólogo y académico de la Usach, Alberto Mayol, el informe termina concluyendo que los actos de violencia asociados a las manifestaciones están en correlación con ciertos actores, y aumentan cuando se incrementa la aparición de estos últimos.

 

Sin embargo, “estas correlaciones pueden ser espurias, sucias y no significar lo que creemos. Puede haber más variables intervinientes y estos resultados pueden ser meras casualidades” advierte el sociólogo, que ha trabajado en investigaciones utilizando Big Data.

 

Finalmente, el Director de la Escuela de Periodismo de la Universidad de Santiago, Dr. René Jara, considera “curioso” que se haya instalado la idea de que se puede realizar investigación penal a partir de Big Data, cuando el uso que se les da a estos datos por lo general es para establecer climas de opinión y emociones.

 

“Quien señala por redes sociales que irá a quemar un banco, no necesariamente lo va a hacer. Existe un comportamiento online, en las plataformas, y otro offline, fuera de estas”, afirma el periodista. No obstante, “cuando se comunica este informe, se hace como si fuera una evidencia”, critica el doctor en ciencia política.

 

Fuente: USACH