La ‘Sirena de hielo’ nadará 45 km entre tiburones y de noche en Hawái

  • Buscando hacer historia una vez más, Bárbara Hernández cruzará a nado el Canal Molokai, en un trayecto de 15 a 18 horas, enfrentándose a calambres, mareo por oleajes, hipotermia, miedo a los depredadores marinos, dolores y cansancio.

 

Bárbara Hernández, la chilena campeona mundial de natación en aguas gélidas, ya llegó a Hawái para su próximo desafío: nadará los 45 kilómetros del Canal Molokai, en el marco de completar los 7 Mares de Aguas abiertas, que incluyen sus hazañas en el Canal de la Mancha, Canal de Catalina, Estrecho de Gibraltar y a los que se sumará el Canal del Norte, Estrecho de Cook y el Estrecho de Tsugaru.

 

“Pretendo ser la primera sudamericana en completar los siete retos y ser la primera en atravesar el canal, porque son muy pocos nadadores los que lo han completado”, manifiesta la ‘sirena de hielo’, quien monitoreará su nado con su smartwatch Garmin.

Este fin de semana la nadadora cruzará el Canal de Molokai, que se encuentra entre O’ Ahu y Honolulu, con una profundidad máxima de 700 metros. Se trata de un desafío muy complicado que solo 60 nadadores han logrado completar, ya que es una zona con fuertes vientos, corrientes y oleajes. Con el fin de evitar las malas condiciones presentes durante el día, la embajadora de Garmin realizará el nado de noche y entre más de 40 especies de tiburones y otras especies marinas presentes en la zona.

 

Para hacer frente a este desafío entre peligrosos escualos, la acompañará una embarcación que tendrá sensores para espantar y ahuyentar a los depredadores marinos. Adicionalmente, un kayakista irá remando junto a ella llevando una luz para guiar el nado en la oscuridad.

 

Hernández podría demorar entre 15 a 18 horas en cubrir el trayecto, nadando a una velocidad aproximada de 3 a 5 kilómetros por hora. Durante todo el trayecto no podrá salir del agua, ni ser tocada por sus asesores, de otra manera sería descalificada. Para completarlo, la nadadora tendrá que hidratarse y alimentarse cada 45 minutos para evitar la deshidratación y, al mismo tiempo, hacer frente a calambres, mareos, hipotermia, miedo a los tiburones, dolores y cansancio. Todo con tal de volver a hacer historia.

 

Fuente: Vital Comunicaciones.