“Mujeres en Movimiento” llama a construir ciudades con perspectivas de género para eliminar desigualdades que afectan al mundo femenino

  • Según la organización, que reúne a lideresas en planificación urbana de más de 20 países, es necesario que las mujeres puedan sentirse libres y seguras en las calles y en sus casas.

 

Los estudios de la Organización de Naciones Unidas referente a la violencia contra la mujer tiene números que son inquietantes y vergonzosos. Por ejemplo, en el mundo, una de cada tres mujeres ha sufrido violencia física o sexual, principalmente de parte de un compañero sentimental, de ellas solo el 40% las denuncia.

 

Estas cifras han crecido, dramáticamente, durante la pandemia por Covid19, de hecho, según ONU Mujeres, las llamadas a las líneas de ayuda se han multiplicado por 5 durante la emergencia sanitaria. Es el caso de Chile, que durante el fin de semana del viernes 27 al domingo 29 de marzo registró un 70% más de llamadas al fono de Orientación en Violencia contra La Mujer, en comparación con el período anterior. Lo propio ocurre en México, donde las llamadas a la Línea Mujeres de la capital aumentaron en un 97%, si se confronta mayo de 2019 (968), con el mismo mes de 2020 (1,739).

 

Números que han llevado a la ONU a reforzar la campaña Únete, que tendrá dieciseis días de activismo contra la violencia de género, con el tema mundial “Pinta el mundo de naranja: ¡financiar, responder, prevenir, recopilar!” y que comienza este 25 de noviembre con la conmemoración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

 

Iniciativa apoyada Mujeres en Movimiento, organización que busca fomentar la inclusión de las mujeres en las decisiones sobre la construcción de ciudades con equidad de género, sostenibles y seguras en el mundo y que entre sus fundadoras se encuentra la ex Ministra de Transportes de Chile, durante el Gobierno de Michelle Bachelet, la abogada Paola Tapia; la Vicealcaldesa de Quito, Ecuador, Daniela Chacón; y la ex senadora suplente del Congreso mexicano, ex Diputada y ex Viceministra de Movilidad de México, Laura Ballesteros.

 

Marina Moscoso, urbanista, Directora Técnica de la consultora Despacio y una de las fundadoras de la entidad internacional, aseguró que “exigimos que las ciudades sean diseñadas y pensadas para que las mujeres podamos caminar seguras y disfrutar del espacio público sin miedo. Hacemos un llamado a los gobiernos para que tomen medidas urgentes para prevenir y sancionar el acoso sexual callejero. Acosar a una mujer en la calle no es normal y tampoco lo son las miradas lascivas, los piropos, los tocamientos, las persecusiones o el exhibicionismo. El espacio público es el territorio de los hombres, pero queremos sea para todos y todas”.

 

“Nos sumamos a los activismos feministas, tanto en las calles como en las redes sociales para decir basta. Queremos vivir y transitar las calles de nuestros países de forma segura. Queremos sentirnos libres en nuestras propias casas, es urgente”, asegura Cora Ruiz, politóloga española y mentora del programa “Lideresas Urbanas: Movilidad y Género en América Latina”. El plan académico que concluye la próxima semana ha reunido a una veintena de académicas de todo el continente con 60 profesionales del área urbanística de 17 países del mundo, principalmente de hispanoamérica.

 

La iniciativa ha tenido como foco principal fortalecer el liderazgo femenino para el diseño de ciudades con equidad de género. El curso fue financiado por entidades internacionales como Banco de Desarrollo de Latinoamérica (CAF), la Agencia Francesa de Desarrollo (AFD), la Iniciativa por la Movilidad Sustentable (TUMI) y la Universidad Central de Chile, entre otras entidades.

 

Ofelia Soriano, alumna peruana de dicho programa, hizo un llamado a la reflexión a las mujeres latinoamericanas, para que “desde nuestros espacios sigamos trabajando por ciudades y sistemas de transportes inclusivos seguros e igualitarios” y agregó que se debe seguir “evidenciando las desigualdades que impactan de manera diferenciada a hombres y mujeres, pero especialmente a las mujeres limitando y restringiendo sus derechos, como el libre desplazamientos en las ciudades”.

 

Fuente: ComPactoLab.