Ministra de las Culturas visita Cine Arte Normandie, beneficiado por nuevo Programa de Apoyo a Organizaciones Culturales Colaboradoras

 

  • El espacio con capacidad para 650 personas, ubicado en pleno centro de Santiago, se adjudicó un monto de 18 millones de pesos (el máximo estipulado por el programa). 

 

La ministra de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, Consuelo Valdés, visitó  ayer el Cine Arte Normandie, uno de los espacios que resultaron beneficiados en la convocatoria especial del Programa de Apoyo a Espacios Culturales, parte del nuevo Programa de Apoyo a Organizaciones Culturales Colaboradoras (PAOCC).

 

“Gracias a esta convocatoria especial, el Ministerio de las Culturas está entregando cerca de 2 mil millones de pesos a 122 espacios culturales de todo Chile, entre los que se cuentan salas de cine, salas de teatro y librerías independientes, entre otros. De esta forma, estamos asegurando financiamiento para que continúen funcionando organizaciones que son fundamentales en el ecosistema cultural de nuestro país y especialmente en la participación cultural de la ciudadanía”, explicó la secretaria de Estado.

 

Tras el recorrido que comenzó en el foyer y continuó por la sala, platea baja y platea alta, además de la caseta de proyección, la ministra Valdés destacó también que “desde sus comienzos por allá en los años ochenta –primero en la Alameda y ahora en calle Tarapacá-, el Cine Arte Normandie se ha perfilado como un espacio emblemático de Santiago, y a través de su programación, en un lugar clave para el acceso de la ciudadanía al cine nacional e internacional de calidad que no tiene cabida en las grandes multisalas. Como Ministerio esperamos que sigan cumpliendo esta destacada labor por mucho tiempo más”.

 

El objetivo de estos recursos es dar continuidad a la gestión de aquellos recintos que debieron suspender sus actividades o cerrar sus espacios de exhibición, comercialización, distribución y participación cultural, y que tuvieron una merma en sus ingresos por venta de entradas y/o productos y servicios culturales.

 

El espacio, creado y organizado por Alex Doll, Mildred Doll y Sergio Salinas se adjudicó 18 millones de pesos (el máximo estipulado por el programa). Inició sus actividades en agosto de 1982, en su primera sede ubicada en el local de Alameda 139 (actual Cine Arte Alameda), donde funcionó como lugar de encuentro de cinéfilos, artistas e intelectuales hasta 1991. Desde allí desarrolló una intensa labor de exhibición cinematográfica, aportando a la formación de los espectadores y a la vida cultural de Santiago.

 

Desde diciembre de 1991 hasta hoy, el Cine Arte Normandie permanece en la nueva sala situada en Tarapacá 1181 (con capacidad para 650 personas), en pleno centro de Santiago, continuando con la difusión del cine con valores culturales y estéticos, a través de una programación estructurada en ciclos y con una línea programática bien establecida.

 

PROTOCOLO DE RETORNO

 

La ministra Valdés aprovechó la oportunidad para socializar el protocolo de manejo y prevención para cines independientes, teatros y lugares análogos, presentado a fines de julio por el Ministerio de las Culturas. Éste establece las medidas preventivas a ejecutar en estos espacios para disminuir el riesgo de contagio, una vez que puedan abrir en las etapas 4 y 5 del plan de desconfinamiento “Paso a paso”. “Queremos que el regreso sea cuando estén las condiciones necesarias, para que así la ciudadanía, los trabajadores y funcionarios, puedan volver a disfrutar de los espacios culturales con confianza y de forma segura”, declaró.

 

El protocolo incluye medidas de protección obligatorias, como el uso de mascarillas, distanciamiento físico, higiene, limpieza y desinfección e información que deben aportar los recintos cerrados que atiendan público, como es el caso de la señalética. A ello se suman recomendaciones de autocuidado para las personas; se detallan las fases del paso a paso (1. Cuarentena, 2. Transición, 3. Preparación, 4. Apertura inicial y 5. Apertura avanzada). También contiene directrices específicas para el sector relativas al lugar, por ejemplo, sobre el número de butacas disponibles y la distancia entre las mismas, promover la compra de entradas por medios digitales y la ventilación permanente, limpieza y desinfección de salas, escenarios y espacios comunes después de cada función, entre otras.

 

Fuente: Ministerio de las Culturas