Más de 2 mil estudiantes de primer y segundo año de la PUCV iniciaron clases presenciales

–        La Católica de Valparaíso habilitó un total 80 salas con la tecnología necesaria que permite a un grupo de alumnos estar de manera física en clases y mientras que otros realizan sus asignaturas desde casa conectados frente a una pantalla.

–        Los estudiantes de primer y segundo año no habían asistido nunca a clases presenciales en la Universidad debido a la pandemia.

–      Dado que tienen que inscribirse para asistir presencialmente a clases, la PUCV cuenta con un detallado registro de la asistencia, elemento clave para llevar a cabo un correcto proceso de trazabilidad.

 

Los estudiantes de primer y segundo año de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (PUCV) iniciaron este lunes 23 de agosto las clases presenciales en base a una modalidad híbrida, que permitió a más de 2 mil alumnos retornar a las aulaspor primera vez desde el inicio de la emergencia por Coronavirus..

La Casa de Estudios habilitó un total 80 salas con la tecnología necesaria que permite a un grupo de estudiantes estar de manera física en clases y otros realizan sus asignaturas desde casa conectados frente a una pantalla.

Al respecto, el vicerrector Académico de la PUCV, Nelson Vásquez, señaló en la ocasión que “para la Universidad es una alegría comenzar durante el segundo semestre 2021 la presencialidad de los estudiantes, correspondiente a alumnos de primer y segundo año de todas las promociones. Nos hemos preparado durante varios meses para recibir a los estudiantes que hoy comienzan con clases híbridas en los distintos campus y sedes. Hemos tomado todas las medidas de protección necesarias para los funcionarios, profesores y estudiantes”, añadió.

Vásquez recordó que los estudiantes de primer y segundo año son alrededor de 5 mil. Los que viven en la región de Valparaíso, precisamente en las ciudades de Valparaíso, Viña del Mar, Quilpué y Quillota son alrededor de 3 mil, de estos un total de 2 mil aceptaron voluntariamente retomar la presencialidad en la PUCV. 

La Universidad dispuso la instalación de termómetros digitales para controlar la temperatura corporal a la entrada de cada recinto, dispensadores de alcohol gel para las manos, y todas las medidas y señalizaciones de distanciamiento entre personas en cada una de las instalaciones que contarán con la presencia de estudiantes, quienes destacaron las medidas implementadas por la institución para regresar de manera segura.

Javiera Silva, estudiante de la carrera de Interpretación de Idiomas Inglés Español, comentó que “estoy muy emocionada por volver a las clases presenciales. Mi carrera es de un ámbito práctico y además esto permite concentrarse más en clases. En la Universidad me siento segura porque la PUCV ofrece las capacidades para poder resguardarnos de esta pandemia. Tuve la suerte de conocer las salas híbridas y están mucho más avanzadas, son más dinámicas y esperamos volver de una manera más entretenida”.

Robert Pacheco es estudiante de Derecho y también tiene grandes expectativas de este regreso a clases: “Es una mezcla de emociones, de esperanza. Vemos que la pandemia está bajando y nos permite volver a la Universidad y disfrutar de las clases presenciales, tenemos muchas expectativas y estoy pronto a volver a las clases híbridas. Ha sido una experiencia enriquecedora, son las nuevas tecnologías del siglo XXI. La PUCV se ha adaptado a ellas y nos ha permitido potenciar más aún el conocimiento intelectual a nivel general. Las clases híbridas nos ha permitido volver a juntarnos. Se han tomado todas las medidas sanitarias, así que uno vuelve seguro y debe tener la confianza de que la Universidad está haciendo todo lo posible para que volvamos a clases de forma segura”. 

“Las clases se van a extender durante todo el segundo semestre hasta el 22 de diciembre, que es cuando terminan. Los profesores van a dictar sus clases desde la sala en formato presencial y un porcentaje continuará de modo online. Los profesores se han preparado con metodologías de enseñanza que permitan un aprendizaje en este nuevo contexto”, complementó Vásquez.

Esta modalidad híbrida es posible gracias a la incorporación de videoproyectores de Epson. El account manager, Héctor Cisternas, explicó que a partir del año 2020 comenzaron a trabajar una solución que integrara tecnologías y permitiera tener clases de forma óptima tanto para los alumnos presenciales como en casa. Esto fue posible gracias a la integración de proyectores interactivos con cámaras web que facilitara a que los alumnos en casa pudieran ver al profesor de buena manera.

“Esta tecnología se está ocupando en varias partes del mundo, como en Europa y en Estados Unidos. Nuestros proyectores BrightLink ya están en su quinta generación. En Chile, se venden alrededor de 1.200 proyectores interactivos de Epson al año. Como empresa, estábamos más enfocados en educación básica y media, pero dada la contingencia, hoy en día nos encontramos trabajando con varias universidades a nivel nacional en materia de clases híbridas. Este sistema le permite al profesor que todo el contenido que está mostrando en la sala, a la hora de compartir en otras plataformas y las anotaciones que haga sobre la proyección, el alumno pueda verlas en primera persona en casa, tal como lo ven los estudiantes en la sala de clases”, expresó.  

CAPACITACIÓN A PROFESORES

La logística para la habilitación del nuevo sistema de clases híbridas incluyó además de la preparación de las medidas sanitarias y la inversión en tecnología, un proceso de capacitación para los profesores.

Al respecto, el académico del Instituto de Geografía, Hermann Manríquez, destacó que la PUCV se preocupó de dar un buen comienzo a las clases híbridas. “Esto significó capacitación en aspectos técnicos para el uso de las salas y lo que se refiere a los protocolos sanitarios para un regreso seguro de acuerdo a lo establecido por el Ministerio de Educación”, agregó.

Manríquez indicó que es una alegría volver a las clases presenciales en un proceso que se ha llevado a cabo de manera paulatina con la incorporación tecnológica, y también en un contexto donde se deben mantener los cuidados por el contexto de pandemia que enfrenta la región, el país y el mundo. “Los profesores siempre tenemos que considerar que la incorporación tecnológica es una tarea permanente de las universidades. La capacitación que recibimos nos permitió trabajar directamente con la tecnología, la proyección, la cámara y el audio”, advirtió.

SEGURIDAD PARA LA COMUNIDAD UNIVERSITARIA

Durante el primer semestre la PUCV impartió el curso “Técnicas de Prevención de Covid-19”, disponible para toda la comunidad universitaria y haciendo un especial llamado a participar a los estudiantes, de manera de garantizar su ingreso a las salas de clases.

A lo anterior se agrega que el Plan de Retorno Gradual comenzó con la preparación del personal de la Unidad de Servicios, en técnicas de limpieza y sanitización de espacios universitarios, todo lo que ha permitido que hasta la fecha no se hayan producido eventos de contagios internos.

De igual forma, y dado que alumnos y alumnas tienen que inscribirse para asistir presencialmente a clases, la PUCV cuenta con un detallado registro de la asistencia, elemento clave para llevar a cabo un correcto proceso de trazabilidad.

 

Fuente: PUCV.