INTENDENTE METROPOLITANO PARTICIPÓ EN INAUGURACIÓN DE TEMPLO EVANGÉLICO EN PENAL COLINA I

Santiago, 18 de diciembre de 2014: El Intendente de la Región Metropolitana, Claudio Orrego, junto al ministro de Justicia, José Antonio Gómez, y al director de Gendarmería, coronel Juan Letelier Araneda, participó esta mañana de la inauguración del nuevo templo evangélico ubicado en Torre 4B del penal de Colina I.

 

La construcción, financiado por de la Iglesia Metodista Pentecostal de Chile con un costo de más 350 millones de pesos, fue levantada por 150 internos pertenecientes a ese credo religioso, y en su interior acogerá a más de mil personas.

 

El intendente valoró la obra de reinserción que realizan las iglesias evangélicas en las cárceles del país y señaló que la sociedad no solo tiene que penalizar a quienes cometen delitos sino que también entregarles las herramientas para que puedan reinsertarse en la sociedad una vez que cumplen con su castigo.

 

“Las cárceles deben cumplir tres objetivos: darles educación a los internos, darles un oficio, y entregarles un espacio para que alimenten su espíritu. El que no se sabe amado no puede amar y el que no se sabe respetado no puede respetar”, dijo la autoridad metropolitana.

 

Orrego recordó que en los últimos años el Gobierno Regional ha impulsado una serie de proyectos en recintos penitenciarios de la capital por más de $1.200 millones de pesos, porque “cuando alguien comete un delito, la sociedad tiene el derecho y el deber de privarle de libertad, pero no tiene el derecho de privarle de dignidad”.

 

“Estamos trabajando con Gendarmería para que la educación sea buena, para que haya buenos oficios, pero hay algo que nosotros solos no podemos cambiar y que es devolverle la dignidad al interno, hacerle sentir que son personas dignas, por mucho que hayan cometido errores. Lo que se está haciendo acá en Colina es un ejemplo para otras cárceles de la región”, agregó.

 

A su turno, el ministro Gómez agradeció a Gendarmería por dar los espacios para que se pudiera realizar la obra y recalcó la importancia que para el Ministerio de Justicia tiene que existan estos espacios de recogimiento “que les impide estar en las conflictividades permanentes de los recintos penales”.

 

En Colina I hay actualmente más de 1.700 internos, 300 de los cuales son evangélicos. El templo contará con trabajo de paisajismo en el patio, áreas verdes y fuentes de agua. Junto a estos trabajos, se arreglaron los pisos completos de la Torre y los dormitorios.

 

Fuente: Prensa Intendencia Metropolitana.