Declaración Pública Municipalidad de Santiago por obras del Metro

Respecto a las obras de Metro a realizarse en el contexto de la construcción de la futura Línea 3 y que contempla una ampliación de la estación Plaza de Armas y que supuestamente implicará trabajos frente a la terraza de la Catedral Metropolitana, el Municipio de Santiago, sostiene lo siguiente:

 

  • Esto obedece a un cambio que tuvo el proyecto de Metro, que originalmente no intervenía la explanada ubicada frente a la Catedral y que en febrero, la empresa modificó y pretende generar un pique en el lugar, cuestión que hoy día está en proceso de Evaluación Ambiental.
  • La actual administración municipal solicitó la realización de un estudio de impacto ambiental por las consecuencias que estos supuestos trabajos tendrían y que, desde que tuvimos conocimiento que pretendían realizarse, nos manifestamos contrarios a que se realicen en la explanada de la Catedral.
  • Se ha dicho en este debate que habría faltado coordinación. No es así, tanto el Municipio como Metro se sentaron a trabajar muchas veces antes de comenzar las obras de la Plaza de Armas, con el fin de ponerse de acuerdo en los tiempos de las obras, buscar que fueran complementarias, incluso que se pudieran potenciar mutuamente.
  • Originalmente estaba previsto que Metro realizara trabajos a tajo abierto en la calle Catedral, por el lado del edificio Arzobispal, no frente éste. Y luego, al cerrar el tajo, se iba a restaurar la calle con el mismo estándar con que se restauró la calle Compañía, adoquinándola. Todas esas ideas ya estaban conversadas y acordadas, el problema es que en febrero de este año, Metro modificó su proyecto y en lugar de tener una excavación en la calle Catedral, trasladó esa faena al frontis de la Catedral.  Lo que implicaría tener un cierre en la porción de la Plaza de Armas y en toda la explanada que hay frente a la Catedral. Lo que nos parece lamentable.
  • Consideramos que hay que hacer un esfuerzo por modificar ese proyecto, y hacer la excavación por otro lado. Porque tanto los trabajos que se hicieron en la plaza, como los que se están haciendo en la Catedral, se iniciaron cuando esto no estaba contemplado en las obras del Metro. Por esto, hacemos un llamado a buscar una solución para que no intervengan en ese mismo lugar -que hoy está restaurado- y que una vez que terminen la restauración de la Catedral, no quisiéramos que se mantuviera inhabilitado.