Apicultores buscan rentabilizar negocio de polinización y elevar producción frutícola en un 30%

Para incentivar la oferta de colmenas y hacer del servicio de polinización una variable productiva que contribuya a elevar la producción frutícola hasta en un 30%, el Consejo Nacional de Producción Limpia suscribió el  “APL Prestadores de Servicio de Polinización de las Regiones de la Araucanía y Los Ríos” con la Cooperativa Apícola Campesina de Valdivia (Apicoop), en una ceremonia realizada en el fundo El Roble en la comuna de Freire.

 

La protocolización del APL fue presidida por el Seremi de Economía, Robinson López Soto, y la subdirectora Nacional de APL del Consejo Nacional de Producción Limpia, Ximena Ruz Espejo, y contó además con la presencia del seremi  del Medio Ambiente, Marco Pichunman; el jefe de la División de Asociatividad y Economía Social de la Subsecretaría de Economía, Mario Radrigán, así como los directores regionales de INDAP, Alex Moenen-Locoz, y SAG, Eduardo Figueroa

 

Según explicó la ejecutiva del Consejo, el acuerdo que beneficiará a más de un centenar de apicultores de la Araucanía y Los Ríos a través de un trabajo conjunto con los fruticultores, con el apoyo técnico de Consorcio Apícola y de los servicios públicos, que busca maximizar la rentabilidad de ambos rubros al convertir el servicio de polinización en un negocio estable, altamente profesional y en una importante fuente de ingresos para los apicultores de las regiones de la Araucanía y Los Ríos.

 

“La polinización es una actividad clave para elevar la producción y la calidad de las frutas, sin embargo hoy se considera como un negocio marginal e informal de la apicultura de la que se beneficia el agro. Con este APL, queremos revertir este paradigma,  con la estandarización de las colmenas y  la profesionalización de los apicultores ya que actualmente sólo un 30% trabaja con contrato”, aseguró Ximena Ruz.

 

En tanto el seremi Robinson López destacó que el Ministerio de Economía junto a su red de fomento productivo “no sólo se encarga de incentivar el emprendimiento,  además promueve las buenas prácticas productivas y el mejoramiento continuo de los procesos de las empresas, a través de los acuerdos que implementa el Consejo Nacional de Producción Limpia”.

 

Añadió que “el caso específico de este APL, que involucra la participación de actores tan relevantes como la Cooperativa Apícola Campesina de Valdivia (APICOOP), significa un tremendo desafío poder llevar a buen puerto las metas y acciones comprometidas, por cuanto la agricultura y fruticultura son rubros importantes en nuestras regiones y  mediante el proceso de colmenas polinizadoras se aumentaría la calidad y la producción agrícola hasta en un 30%”.

 

Para los apicultores el APL es una iniciativa que les permitirá adquirir mejores prácticas de manejo relacionadas con nutrición, sanidad apícola y elevar los estándares de calidad, aseguró el  gerente de la Cooperativa Apícola Campesina de Valdivia (Apicoop), Juan Eduardo Henríquez.“Por el íntimo compromiso de nuestra organización y los apicultores con la sustentabilidad ambiental, hoy nos enorgullece suscribir este APL para que en el sur de Chile existan prestadores del servicio de polinización reconocidos por su profesionalismo y compromiso con el medio ambiente”.

 

Precisó además que las abejas polinizan nueve de las 13 principales especies frutícolas que exporta el país, “y en el sur, donde los berries son muy importantes como cultivo y Chile es el principal exportador mundial de arándano, el servicio de polinización es de suma importancia para esta cadena productiva”.

 

Un ingreso estratégico para el apicultor

 

El secretario regional del CPL Araucanía, Luis Muñoz Melgarejo, precisó que en las regiones de la Araucanía y Los Ríos existe un déficit de 50.000 colmenas para cubrir la demanda del servicio de polinización por abejas. “En los últimos 15 años, la superficie cultivada con frutales que necesitan de servicios de polinización por abejas asciende a 7.151 y  teóricamente la demanda para esta superficie es de 100.000 colmenas; sin embargo, el número de colmenas no crece ya que esta actividad es un ingreso secundario para muchos apicultores, por el bajo precio del servicio, y representa sólo un aporte de capital de trabajo entre los meses de agosto y noviembre”.

 

Manifestó que con la implementación del APL, se busca que los ingresos para el apicultor puedan significar de un 50% a un 80% del total del negocio, mientras que en el caso de los agricultores se espera que el servicio sea considerado como una variable productiva.

 

Este acuerdo surge a partir del APL suscrito el 15 de mayo de 2013 entre Fedemiel y el Consejo Nacional de Producción Limpia, al que están adheridos 200 pequeños apicultores polinizadores de las regiones Metropolitana, Valparaíso y O´Higgins, involucrando a más de 200 mil colmenas polinizadoras. Se pone en marcha con la firma inicial de 42 apicultores y contempla capacitar al 100% de los apicultores que adhieran para aumentar sus competencias en prácticas productivas frutícolas y de polinización, a la vez que se incorporarán medidas orientadas a proteger la salud y disminuir en un 10% la tasa de accidentalidad de las personas que trabajan en el rubro.