Van Rysselberghe (UDI) llama al gobierno a “dejar de apostar por cambios que van mucho más allá de sus capacidades”

“El realismo mágico del gobierno olvida que su principal problema son las críticas de su propio sector sobre el contenido de sus transformaciones. De ahí que a las limitaciones lógicas de un periodo presidencial breve, haya que sumar la escasa coherencia interna de la Nueva Mayoría”, dijo el legislador.

A propósito de las modificaciones al sistema político y al financiamiento de las campañas que ha anunciado el Ejecutivo, el diputado de la UDI Enrique van Rysselberghe hizo un llamado al gobierno a “dejar de apostar por cambios que van mucho más allá de sus capacidades”.

Y aunque Van Rysselberghe se mostró a favor de cualquier cambio destinado a fortalecer el funcionamiento de la política a fin de dar transparencia a la democracia, el parlamentario recalcó que “la oportunidad, la profundidad y funcionalidad de esos cambios a los propios intereses del oficialismo genera legítimas dudas acerca de su viabilidad”.

“Nos parece que el gobierno tiene sobrecargado el clima nacional de reformas y cambios en casi todas las áreas relevantes del quehacer nacional. Reforma al sistema binominal, reforma constitucional, a la educación, a la salud y ahora al funcionamiento del sistema político. La verdad es que resulta inquietante que el Ejecutivo crea que posee las claves de la historia y las fórmulas concretas para resolver todos y cada uno de los problemas nacionales a través de unos cuantos proyectos de ley”, expresó.

Por ello, Van Rysselberghe aseguró que “el gobierno en vez de asumir que posee un tiempo limitado y que por tanto debiera tener expectativas también limitadas sobre los logros legislativos de su gestión, sigue apostando por generar una trama de cambios legales que van mucho más allá de las capacidades reales de cualquier gobierno de cuatro años”.

“El realismo mágico del gobierno olvida que cada vez que presenta un proyecto su principal problema son las críticas de su propio sector y la falta de acuerdos internos sobre el contenido de sus transformaciones. De ahí que a las limitaciones lógicas de un periodo presidencial breve, haya que sumar la escasa coherencia interna de la Nueva Mayoría a la hora de apoyar la agenda reformadora del gobierno”, añadió.

“Por eso que debemos solicitar al gobierno que abandone sus afanes refundadores y comience  de una vez por todas a hacerse cargo de los problemas que la gente requiere se resuelvan con urgencia”, remató el diputado Enrique van Rysselberghe.