Declaración del Presidente del Banco Central de Chile, Mario Marcel, sobre la consulta del Artículo IV del Fondo Monetario Internacional (FMI)

“Las conclusiones del Informe del FMI sobre la situación actual y las perspectivas de la economía chilena se encuentran alineadas con la visión del Banco, reflejada en su último IPoM y en las minutas de la RPM de octubre. La economía ha avanzado significativamente en la recuperación del crecimiento, la que, a medida que va cerrando sus brechas de actividad, se irá ajustando al potencial de crecimiento de largo plazo y elevará el ritmo de inflación. Esto permitirá que el Banco Central vaya retirando el estímulo monetario, de manera de asegurar la convergencia de la inflación a la meta de política. En tal sentido, el informe coincide con las recientes comunicaciones del Consejo del BC en cuanto a la necesidad de avanzar con gradualidad y cautela en el proceso de normalización monetaria. Es destacable la importancia que el Informe asigna a la nueva Ley General de Bancos como el marco legal que permitirá fortalecer la solvencia del sistema bancario y fortalecer la política macro-prodencial en Chile.

También es valorable el el reconocimiento que el Informe hace a cuatro elementos muy importantes para la política del BCCh: (a) el marco de política monetaria de metas de inflación de mediano plazo; (b) el rol del tipo de cambio como amortiguador de shocks externos; (c) la baja exposición cambiaria y la solidez financiera del sector corporativo chileno, y (d) la alta credibilidad de la política monetaria. Todos estos factores, unidos a sólidos fundamentos macroeconómicos, explican la alta resiliencia de la economía chilena a turbulencias externas, que también menciona el Informe. Destacó asimismo la valoración que éste hace de las recientes mejoras en el marco de formulación y comunicación de la política monetaria por parte del Banco Central.

Es importante considerar algunos de los desafíos pendientes de la legislación financiera más allá de la LGB que menciona el FMI, entre los que se cuentan el fortalecimiento del régimen de resolución bancaria y de garantía de depósitos, la coordinación entre supervisores, el desarrollo de un registro unificado de crédito y la supervisión de conglomerados. Estos son temas que deben ser abordados una vez que se hayan dado los pasos iniciales en la implementación de la LGB y que deberían estar significativamente avanzados al momento que se efectúe la Evaluación del Sistema Financiero (FSAP), convenida entre las autoridades y el FMI para 2020”.

 

Fuente: Banco Central.