Mandataria participa en lanzamiento de programa “Agua potable para todos y todas” que beneficiará a 410 personas de cinco localidades del país

  • La iniciativa desarrollada por el chileno Alfredo Zolezzi contempla la implementación de un método de tratamiento capaz de eliminar el 100% de virus y bacterias presentes en el agua. Además, entregará agua de calidad y apta para el consumo en las comunidades más vulnerables y de difícil acceso.
  • La Jefa de Estado recalcó que “esta innovación es la mejor demostración de que se puede hacer ciencia y tecnología orientándola a resolver problemas sociales”.

 

La Presidenta de la República, Michelle Bachelet, junto a la ministra de Desarrollo Social, Fernanda Villegas, llegó este mediodía hasta el hogar de niños de la Fundación Koimanodelfia, en Peñaflor, para participar del lanzamiento del programa piloto “Agua potable para todos y todas”,que pone la innovación social y la tecnología al servicio de la sociedad para brindar agua de calidad y apta para el consumo a las comunidades más vulnerables y de difícil acceso, que en esta primera etapa beneficiará a 410 personas de 5 localidades del país.

El proyecto consiste en la aplicación de la tecnología Plasma Water Sanitation System (PWSS), un innovador método de tratamiento que elimina el 100% de virus y bacterias presentes en el agua, creado en Chile por el “Advanced Innovation Center” (AIC), que lidera el investigador Alfredo Zolezzi. Su implementación se lleva a cabo en conjunto con la Fundación Avina y el apoyo del ministerio de Desarrollo Social, a través de su Fondo “Línea de Superación de la Pobreza de la División de Cooperación Público-Privada”.

Esta etapa piloto significará un traspaso de recursos del orden de los 170 millones de pesos y abarca un periodo de 12 meses, durante los cuales se estarán analizando los estándares del servicio, cambios y efectos sobre la salud de las personas. Al término de este plazo, las comunidades estarán capacitadas para administrar autónomamente el sistema.

Al hacer uso de la palabra, la máxima autoridad del país destacó que “esta innovación es la mejor demostración de que se puede hacer ciencia y tecnología, orientándola a resolver problemas sociales. Además, estamos súper orgullosos, porque es una tecnología chilena, la que pronto va a ser exportada a otros países, como Bolivia y Paraguay, así como Haití, África y algunos otros lugares”.

Asimismo, puso énfasis al “reconocer públicamente el trabajo y la visión de Alfredo Zolezzi. También destacar que su inmenso talento lo coloca al servicio de los demás, en una muy buena conjunción con la Fundación Avina, con los empresarios, pero también agradecer su generosidad con Chile y su gente, pero también con las personas que viven más allá de nuestras fronteras”.

En el hogar de niños de la Fundación Koinomadelfia, que alberga 83 menores derivados por tribunales de familia por vulneración a sus derechos, se instaló el primer “Camp_Unit”, quepuede producir cerca de 2.500 litros de agua potable de calidad, suficiente para las necesidades básicas de 125 personas, que además es fácil de operar y mantener. El establecimiento, actualmente, sólo cuenta con agua de pozo, que no es óptima para su consumo, por lo que diariamente deben hervir enormes cantidades este recurso para sus diferentes usos. También, serán beneficiados con este programa la escuela rural Heriberto Erlwein, de Curacaví, los campamentos Longovilo, de Meilipilla, y l Milagro, de Quilicura, y la escuela Pedernal, en Petorca, Valparaíso.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el acceso y calidad del agua potable juegan un rol clave en la calidad de vida de la población urbana y la ausencia o insuficiencia de ella se relaciona con numerosas enfermedades, algunas de las cuales generan altos índices de mortalidad.

Chile es bastante heterogéneo a nivel regional respecto a la disponibilidad del recurso hídrico y la calidad de éste, y aunque cuenta con 99% de cobertura, aún existen localidades y sectores rurales a lo largo del país donde no existe un acceso directo a fuentes de agua potable, por lo que la población debe obtenerla a partir de fuentes alternativas, como camiones aljibes, vertientes, pozos y norias. También, hay situaciones donde el agua se encuentra almacenada o en lugares identificables para su extracción, pero no están disponibles las redes de distribución necesarias para su consumo y traslado. “Si a eso le sumamos una condición de sequía estructural en buena parte del país, evidentemente el uso y la disponibilidad del agua debe ser abordada como una política integral y a largo plazo del Estado”, afirmó la Mandataria.

En esta línea, la Presidenta destacó las medidas que ha impulsado su Gobierno, como el nombramiento de un delegado de los recursos hídricos, que ha levantado un diagnóstico y planteado un conjunto de acciones para revertir los problemas de escasez de este vital recurso; el envío al Congreso de las indicaciones para modificar el Código de aguas, estableciendo como prioridad su uso para consumo humano, por sobre otras demandas; el reforzamiento del programa de agua potable rural, que al año 2017 espera tener 100% de cobertura en las localidades de 80 habitantes.

Al finalizar, la Jefa de Estado destacó el que esta idea se haya potenciado con el apoyo de una fundación y del Estado y agradeció el trabajo realizado por Alfredo Zolezzi, su equipo y la Fundación Avina. Asimismo, hizo un llamado a los privados trabajar en conjunto: “Como Gobierno vamos a seguir apoyando todo tipo de iniciativas que ponen a la innovación al servicio de las personas, de manera concreta, e incentivando alianzas público-privadas que sean virtuosas, porque ésta tiene que ser la norma y no una excepción de nuestro desarrollo futuro”.

 

Fuente: Prensa Presidencia de la República de Chile.